Sobre la conveniencia del uso personal y recreativo de teléfonos móviles en...

Sobre la conveniencia del uso personal y recreativo de teléfonos móviles en los centros educativos. Recomendaciones sanitarias. Posicionamiento de las Sociedades Canarias de Pediatría

0 66

Desde el informe del Consejo Escolar de Canarias del 19 de enero de 2024 sobre la conveniencia del uso personal y recreativo de los teléfonos móviles en los centros educativos, las 4 sociedades canarias de pediatría han trabajado en un documento consensuado sobre el tema desde el punto de vista sanitario. Esperemos que con estas recomendaciones quede clara nuestra postura, que seguiremos ampliando en publicaciones posteriores, ya que no sólo en el entorno educativo están haciendo estragos.

Sólo hace 17 años del primer smartphone y desde entonces, y mucho antes con otros dispositivos, se ha venido advirtiendo de los peligros para la salud que suponen para los menores en todos los aspectos, afectando a su vida familiar, educativa, sanitaria y de ocio.

               Desde hace más de una década, colegios y otros centros educativos de todos los niveles, en España y en otros muchos países, han retrocedido en la inclusión de tecnologías en este ámbito o no han permitido la entrada de móviles en las aulas, ya que se ha comprobado que suponen un claro perjuicio para el desarrollo tanto escolar/educativo como psicológico/emocional de los menores.

               Ninguna tecnología aplicada a la educación ha demostrado mejorías respecto a la educación tradicional con profesorado de calidad, motivado y pedagógicamente eficiente y, por lo tanto, no hay motivo para continuar con su introducción tal y como se viene haciendo, como si hubiese pruebas que lo avalen.

               Probablemente estamos ante la primera vez en la historia moderna en la que los discursos sanitarios y educativos parecen no coincidir. Por una parte, se lucha contra los efectos perniciosos de las tecnologías en los menores y más concretamente con las pantallas (teléfonos/tabletas) y, sin embargo, por otro lado, se está intentando educar/enseñar en/con estas tecnologías. Esto no es coherente.

               Siendo conscientes de ello, manteniendo un contacto claro y continuo con los estamentos educativos, y en respuesta a la petición reciente del Consejo Escolar de Canarias: (https://consejoescolardecanarias.org/publicaciones/informe-sobre-la-conveniencia-de-establecer-un-marco-regulatorio-basico-comun-sobre-el-uso-personal-y-recreativo-de-los-telefonos-moviles-en-los-centros-educativos-de-canarias/), la Pediatría de Canarias elabora con el presente escrito, unas observaciones y recomendaciones sanitarias.

               En el citado informe del Consejo Escolar, apartado 2.2 se  hace referencia a “Enfoques reactivos (en contra, prohibicionistas)”, describiendo los motivos en contra de la implementación de estas tecnologías en las aulas en base a “algunos efectos perversos” constatados tras su uso, todos ellos de graves consecuencias sanitarias y judiciales (o delictivas), aunque aparentemente banalizados en dicho informe,  motivo por el que realizamos este escrito como deber moral y científico de nuestras Sociedades y de los profesionales que las conforman, así como ya hicimos en su momento ante el intento de introducir los videojuegos en las aulas de los centros escolares de Canarias1.

               El uso de los teléfonos móviles actuales por parte de los menores es perjudicial para su salud. La bibliografía actual con respecto a sus efectos nocivos es exhaustiva y de excelente nivel científico, constatando repercusiones sanitarias nunca vistas previamente, a pesar de lo cual sólo algunos de estos problemas son enumerados en el informe del Consejo Escolar de Canarias.

               Por poner sólo dos ejemplos de efectos nocivos someramente nombrados en el informe, describimos por su importancia:

1) las alteraciones del sueño en niños que manejan pantallas tienen unas consecuencias muy negativas para los menores. Durante el sueño, el cerebro reestructura funciones, afianza conocimientos y previene enfermedades porque se realizan múltiples tareas necesarias para que el cerebro, y otros sistemas, puedan seguir funcionando adecuadamente al día siguiente. Esta función  es esencial y fundamental en los niños, en los que se ha comprobado que llegada la etapa donde suelen comenzar con los móviles (7-9 años) y en adelante, inician restricciones del sueño, aumentando el riesgo de depresión (25%) e ideas suicidas (20%)2, aumento de la obesidad3 por aumento del apetito4, tendencia a consumo de alimentos obesogénicos5 y a la sedestación6;  aumento del riesgo de sufrir retrasos del lenguaje7, entre otros. El sueño es fundamental a nivel cognitivo, emocional y de salud con impacto determinante en los niños que no duermen las horas recomendadas o que necesitan7

 2) La atención, necesaria para adquirir los conocimientos transmitidos en la escuela, así como  en otros entornos,está viéndose afectada en los niños 8, y cuanto antes comienzan con el uso del móvil, con más fuerza impacta como trastorno del neurodesarrollo9,10. No somos conscientes de lo vital que es crecer sin pantallas. Se ha demostrado que por cada hora que los niños de primaria pasan delante de una pantalla, aumenta en casi un 50% la probabilidad de desarrollar trastornos importantes de atención durante la educación secundaria11, entre otros problemas.

               Lo más preocupante de todo, conociendo las diferentes formas de enfermar por el uso de teléfonos móviles, tables, videojuegos, TV, etc., es que no podemos predecir qué niño o niña va a verse más o menos afectado por las mismas, o quienes van a necesitar ayuda para su adicción, quien realizará o podrá ser víctima de un acto delictivo a través de un móvil (véase el artículo 83 de la Ley Orgánica 3/2018; https://www.boe.es/boe/dias/2018/12/06/pdfs/BOE-A-2018-16673.pdf) o quien podría fallecer por seguir el reto en la red social de turno12 o por ciberbullying13.

               El mundo ideal del “buen uso” o “uso seguro” de los dispositivos digitales no existe14. Los adultos, quienes velamos por la seguridad y futuro de nuestros hijos, estamos fallando estrepitosamente porque estamos atrapados en la misma red.

               Desde las Sociedades Canarias de Pediatría, sabemos que los contras superan ampliamente a los pros y por ello, interpelamos encarecidamente al Gobierno de Canarias para que dé un paso adelante en la defensa y cuidado  de los menores prohibiendo los móviles en las escuelas, como lo están haciendo otras Comunidades Autónomas15 y otros países16. También les pedimos que den marcha atrás en el proceso de digitalización de la escuela17.

              Ni alumnos, ni padres ni profesores se merecen lo que está ocurriendo, aunque desconozcan aún las repercusiones que tendrá en sus vidas la irrupción generalizada de estas tecnologías en la infancia.

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.