Estimular, boca abajo, al lactante despierto mejora la maduración motora y previene...

Estimular, boca abajo, al lactante despierto mejora la maduración motora y previene la plagiocefalia

1 522
Porf. José Luís Pérez Machado
Prof. José Luís Pérez Machado

Sábado, 30 de enero de 2010.//. El pasado Jueves Pediátrico del presente mes de enero, se presentó la conferencia “El decúbito prono y su relación con el desarrollo psicomotor”. El Profesor D. José Luís Pérez Machado, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria expuso su reciente trabajo de investigación que consistió en estimular, en decúbito prono (boca abajo), cuando estaban despiertos, a una muestra representativa de 132 lactantes durante los nueve primeros meses de vida”. El resultado: una mejor maduración motora de los pacientes estudiados y una prevención efectiva de la plagiocefalia.

La conferencia, interesante y amena, fue seguida por los asistentes de los Colegios Médicos de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote. Unidos, como es habitual, por videoconferencia.

Hemos solicitado al Profesor Pérez Machado un resumen de su trabajo, que exponemos a continuación:

“Estudio comparativo de los efectos madurativos de estimular, en decúbito prono, una muestra representativa de 132 lactantes normales, durante los 9 primeros meses de vida”.

José Luis Pérez Machado. Fisioterapeuta, Profesor Titular Vinculado, Facultad de Ciencias de la Salud de Las Palmas de G.C, Hospital Universitario  Materno Infantil de Canarias. jperez@dcmq.ulpgc.es

OBJETIVOS 

El objetivo de este estudio es observar y examinar las repercusiones y consecuencias madurativas de colocar y estimular dos grupos de lactantes en la postura de decúbito ventral (boca abajo), cuando están despiertos, los nueve primeros meses de vida.

Creemos que la observada intolerancia de los bebés, normales nacidos a término, a estar en decúbito prono, la dificultad para asumir y mantener el sostén cefálico y el retraso psicomotor ulterior, pueden ser debidas a que el niño no estuvo en decúbito prono (boca abajo) el tiempo suficiente, ni se le estimuló en esta posición, los primeros nueve meses de vida.

MÉTODO

Se realiza un estudio comparativo prospectivo y longitudinal de una muestra representativa  de 132 bebés normales nacidos en el Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias (HUMIC) divididos en: un grupo experimental (n = 35) y un grupo control (n = 97).

Como instrumentos de medición, se emplearon, la Alberta Infant Motor Scale  (AIMS)

(Tabla de valoración de la  motilidad gruesa) y un cuestionario a los padres para obtener información de algunas de las rutinas más comunes del niño, hábitos posturales para dormir, y cuando está despierto, forma de alimentación, conducta, etc.

La intervención consistió en visitas a domicilio regulares al grupo experimental durante el periodo de investigación (desde la captación hasta los 9 meses) educando a los padres sobre los beneficios de la postura en decúbito prono (boca abajo) cuando está despierto y en estimulación motora del bebé apropiada a su edad cronológica.

Se evaluaron los dos grupos en sus domicilios a los 3, 6 y 9 meses, el grupo de control se dividió en tres subgrupos, uno para cada periodo de evaluación: 3 meses (n =32), 6 meses (n  = 31) y 9 meses (n = 34).

RESULTADOS      

Se encontraron significativas diferencias entre los  dos grupos tanto en las puntuaciones directas de la tabla Alberta  como en las cifras de percentil.

Las diferencias  de las medias de las cifras directas fueron: (p < 0.001) 3 meses (experimental: 16.26, control: 10.38), 6 meses (experimental: 33.14, control: 22.45), 9 meses (experimental: 51.06, control: 37.59), cada punto significa una adquisición motora lograda. En cuanto a los percentiles mientras en el grupo experimental en los tres periodos los números rondaron el percentil 90 (94, 92 y 86 respectivamente en cada periodo de evaluación) en los subgrupos de control ninguno alcanzo el percentil 50 (42, 31 y 32 respectivamente)

Se analizaron como indicadores de cada periodo el sostén cefálico a los 3 meses, el volteo a los 6 y el gateo a los 9 meses, por la importancia que tienen como logros motores de cada etapa.

Los resultados fueron notorios, a los 3 meses mientras en el grupo experimental (n = 35) todos los bebés consiguieron el sostén cefálico, en el de control (n =32) lo consiguieron 8 niños, (25%) 

En el volteo a los 6 meses en el grupo experimental (n =35) todos voltearon, la gran mayoría con rotación (91%), en el de control (n = 31)  lo realizaron 21 niños, (68%), aunque una mayoría significativa lo llevaba a cabo en bloque (81%).

En el grupo experimental (n = 35)  gatearon 31 niños (89%), mientras que en el de control (n = 34)  solo lo consiguieron 8 el (23,5%).

Se valoraron también las plagiocefalias posicionales. A los tres meses 4 niños de 35 presentaban esta anomalía en el  grupo experimental (11,43%) y 24 niños de 32, en el de control (75%). A los 6 meses persistían los 4 casos en el experimental (11,43%) y  18 de 31 en el grupo de control (42%). A los 9 meses en el grupo experimental solo quedaba 1 caso (3%), y 15 bebés de 34 en el de control (44%).

CONCLUSIONES 

Las cifras sobre la maduración motora fueron significativas en las puntuaciones directas (AIMS), y en los percentiles lo que indica que la hipótesis se ha demostrado plenamente.

La diferencia entre los dos grupos para asumir y mantener el sostén cefálico, volteos y gateo demuestran que son debidas a que el niño no estuvo en decúbito prono (boca abajo), cuando está despierto, el tiempo suficiente.

Se constata que hay una relación inversa entre la incidencia de plagiocefalias posicionales y el hábito de poner a los bebés boca abajo, cuando está despierto,

Estimular, boca abajo, al lactante despierto mejora la maduración motora y previene la plagiocefalia.

1 COMENTARIO

  1. La especie humana (mamifero-cuadrupedo),desde el punto de vista filogenetico, ha conseguido la maduración motora (adaptación a bipedestación)y por supuesto mejora de su desarrollo cognitivo partiendo de esta posición y asi hemos llegado al siglo XXI. Por tanto,y razonando en pura logica dejemos que nuestra especie siga evoluciónando, que los limites de su desarrollo los pondra la naturaleza.

Deja un comentario